METALITERATURA

Revista de literatura

De la intensidad, día 2

10/31/2018 Cortazar

Crónica Segundo día, Jornadas Julio Cortázar, MALBA, noviembre 2018

(viene de De la intensidad, día 1)

Debía continuar. No podía, en este discurrir de mi exploración, quedarme en una primera instancia.

 

 
Por:   Maria Claudia Otsubo

(viene de De la intensidad, día 1)

Crónica Segundo día, Jornadas Julio Cortázar, MALBA, noviembre 2018

Debía continuar. No podía, en este discurrir de mi exploración, quedarme en una primera instancia.

La intensidad ya se había dejado oír, se había pronunciado inclusive, como un modo de intentar definir. Nunca una sola palabra es suficiente o alcanza; pero ésta, valga la redundancia, había sido intensa.

Así, que retrocedí a esa búsqueda original, ya planteada, de su raíz latina para seguir la trayectoria, la pista por donde seguir avanzando, dándole lugar entonces a esa segunda partícula ‘tensus’, que es sinónimo de extendido.

Y volví a hacerme una nueva pregunta ¿Qué es lo que se extiende?

Enseguida mi mano se detuvo sobre el teclado por la irrupción de las imágenes: sábanas extendidas al sol, un mantel sobrevolando con esmero los bordes de una mesa, un horizonte que se alarga en el infinito más allá de nuestros ojos; las manos extendidas de Claudio Abbado en sus cuarenta segundos de silencio…

¿Qué es lo que se extiende?

La definición que brinda la RAE es hermosa –no encuentro otro adjetivo– sobre el significado de “extender (se)”. Dice: ‘Desplegar o desdoblar’, ‘hacer que [algo] ocupe más espacio o llegue hasta un determinado lugar’.

El día anterior nos habíamos adentrado, resguardados por los ventanales inmensos de la biblioteca del MALBA –por donde se deslizaban suicidándose las gotas de lluvia– y estábamos en este nuevo encuentro, desplegando aproximaciones, modos de ver, de leer a Julio Cortázar.

Una primera mesa: Dámaso Martínez y Ricardo Strafacce, junto con el texto leído de Luis Chitarroni, ausente por razones de salud. La segunda a cargo de Laura Arnés y María José Punte. Lecturas que buscaron, desde sus perspectivas, extender significantes y alcances de la obra de JC. Es interesante advertir cómo se relacionaba entonces la intensidad con este flujo de ‘desarrollar ideas ‘, que nos iban proponiendo los expositores, entendiendo que solo se puede desarrollar lo que de por sí está ahí, oculto, latente y para ser develado. El juego y la magia de las palabras, pienso, sin dejar de maravillarme.

Luego, la tercera mesa –de la que ya escribí, arrobada y de inmediato, por lo que me provocó [1], como señalé, por la aparición del Julio Cortázar poeta–, que contó con las lecturas de Guillermo Saavedra y Gustavo Lespada.

Sin embargo, la extensión, el desplegarse de los temas no cesaba. Había más para decir. Fue el momento de hablar de una nota distintiva en JC., que luego retomaría en el cierre Jitrik: El escritor situacionista, exposición que tuvo a cargo, y contra reloj por la amplitud del tema, Virginia Castro.

La extensión como parte componente del vocablo intensidad, conformando esa doble dirección de la palabra: en la profundidad y en la amplificación. Quedaba aún la tercera partícula ‘dad’, que le brinda el significante de ‘cualidad’, ese rasgo, componente permanente, diferenciado, peculiar

En la mesa de cierre “Julio Cortázar en la perspectiva de la historia crítica de la literatura argentina”, a cargo de Noé Jitrik y Roberto Ferro, se puso de manifiesto esta tercera dimensión.

Por un lado, y como continuando las palabras susurradas por Julio el día anterior –esas que anticipaban al escritor comprometido con su tiempo– el manifiesto de Ferro en defensa de una cultura bombardeada por los mass media y las coyunturas político-económicas de nuestro país; el alcance entonces de estos encuentros que permiten establecer una posición crítica. Y en paralelo, el recuerdo intransferible, único y real de Noé Jitrik en su relación con Julio Cortázar. Al escucharlo, recordé unas palabras suyas en el Salón del Libro de París, en 2014, que luego busqué para copiar: (sobre Julio Cortázar) No creo en los homenajes, sino en la valoración, en el reconocimiento. Del homenaje al elogio hay un paso y del elogio a la momificación hay otro.[2]

Es que de eso trataba, creo intentaba sintetizar Noé, de todos esos aspectos desplegados, desarrollados en este andar de las Jornadas, en las que se planteó un hacia dentro de la obra de Julio Cortázar para hacer de ello una valoración, un exitoso reconocimiento que festejo, debo repetirme, con intensa alegría.



[1] A la deriva, nota de la autora en este mismo medio.

[2] https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/4-31685-2014-03-24.html

 

Carlos Dámaso Martinez, "Cortázar, escritura y otros lenguajes artísticos"

Luis Chitarroni, en la voz de Denise Pascuzzo: "Morelli y la legislación de los espacios en blanco"

Ricardo Strafacce, Julio Cortázar o la juventud perdida. Apuntes sobre Rayuela.

 

Laura Arnés, "Apariciones Lesbianas en la escritura de Julio Cortázar"

 

María José Punte, "Infancia Queer en la obra de julio Cortázar"

 

 

Guillermo Saavedra "Cortázar ensayista, la lectura de John Keats"

 

Gustavo Lespada, "Quisiera ser Tiresias...Aproximaciones a la poesía de Julios Cortázar"

 

 

 

Licencia Creative Commons
Este obra est bajo una Licencia Creative Commons Atribucin-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.