METALITERATURA

Revista de literatura

Borges a escena con Patricia Hart

6/13/2014 Entrevista

Patricia Hart es Actriz, Directora, Dramaturga, Docente y Productora, Escritora de cuentos y poesía, Investigadora del Teatro y las Neurociencias.  Directora General del Teatro Estudio Patricia Hart de Artes Dramáticas y Audiovisuales desde 1989. Desde hace 10 años y en la actualidad es Actriz del espectáculo unipersonal "Borges a Escena"

 
Por:   Milanese Julia

En la 40º Feria Internacional  del Libro de Buenos Aires que acaba de finalizar, se presentó los martes Patrcia Hart[i] con su unipersonal “Borges a escena”. Tal cual ella lo cuenta en la entrevista, la experiencia de ver representados los cuentos, o mejor dicho los personajes borgeanos, deja la piel de gallina. Tal vez sea porque como lectores hemos dado en considerar a ese escritor que nombramos por su apellido como el más escrito de todos. Tan escrito y tan Borges, que nos cuesta imaginar sus personajes tomando vida, incluso nos cuesta imaginar a Emma Zunz hablando con otra voz que no sea la del mismo Borges. “Borges a escena” de Patricia Hart sacude toda lectura previa y resignifica completamente los textos, (haciendo que percibamos hasta la femineidad de la obrera Zunz).

JULIA MILANESE: ¿Cómo fue tu primer encuentro con la literatura? ¿Fue a través del teatro?

PATRICIA HART: Increíblemente  y no tanto, mi primer encuentro con la literatura fue corporal, por decirlo de alguna manera entendible, aunque a estas alturas suplantaría la palabra corporal por “totalidad de mi ser en relación con los estímulos del mundo exterior a mí”. Me crié en una casa con grandes espacios. El escritorio de mi padre, generoso en  dimensiones contaba con una biblioteca de pared a pared y desde el piso al techo. Él, había diseñado esa biblioteca, amurada, que contaba con listones enteros como estantes y unos travesaños verticales, casi como columnas. Yo trepaba literalmente por esas estructuras haciendo equilibrio, con un placer inmenso por mis aptitudes corporales y el juego consistía en leer los libros que estaban más arriba, “in situ”, casi colgada, en equilibrio precario. ¡Una fiesta!  Mi percepción infantil de ninguna manera diferenciaba “abordaje conceptual” (literatura) de “acciones físicas” (teatro). Es absolutamente entendible entonces que este modo integral de abordar los saberes haya influenciado el encare de las  actividades y disciplinas artísticas y educativas que vengo desarrollando durante mi vida y que en el presente esté encolumnada en el paradigma educativo que promueve la gestión del conocimiento desde una base de disfrute, de placer, de actitud lúdica y de ambientes enriquecidos.

Mi primera obra de teatro la escribí a los 12 años y fue representada en la fiesta de graduación del primario. Obviamente dirigí a mis compañeras y me reservé el papel protagónico. Literatura, teatro, dirección, organización, una sola cuestión articulada.

 

J M: La transposición de los cuentos de Borges implica crear un personaje -voz e imagen- a partir de las palabras, ¿cómo fue el proceso para componerlos?

P H: En música, se utiliza la palabra transposición cuando un fragmento de la pieza musical que está en una tonalidad por ejemplo, en un tono mayor, se pasa a un tono menor (o viceversa)  sin que varíen los intervalos. En matemáticas significa la inversión de elementos en un  determinado sistema ordenado. Por tanto, a tu expresión “crear un personaje (de Borges) con voz e imagen”  le debemos agregar el elemento “emoción”.  Quiero decir lo siguiente, cuando Borges escribe el cuento, por ejemplo “Emma Zunz”, él está atravesado emocionalmente con las circunstancias de su personaje relatadas magistralmente en la historia. ¿De qué recurso se vale para hacerlo? De la palabra escrita. La transposición entonces al Arte de la Actuación se basa en rescatar los estados emocionales por los que transcurre el personaje protagónico a consecuencia de las  distintas circunstancias que le van sucediendo. La literalidad Borgeana y el orden de los sucesos está respetada porque en si misma es el perfecto ordenamiento. No está respetada por solemnidad, de ninguna manera, está sostenida por el equilibrio soberbio y vertiginoso de su escritura. Entonces, en el proceso para componer el personaje Emma Zunz dramáticamente (en acción) se privilegió la esencia emocional que es exactamente el “material” que los actores/ actrices utilizamos para realizar la obra de Arte y el móvil y disparador y razón de ser y existir de los espectadores en el acontecimiento Teatral. Es y sigue siendo un proceso minucioso, filigranado, exhaustivo, apasionado, comprometido, todas las veces que se produce la representación. Y otra vez y otra vez y otra vez. El Teatro es el Arte de la Acción y esto se da en un tiempo y un espacio irrepetible. Y los circunstantes de ese hecho son los espectadores y los actores convertidos en personajes.

La Adaptación Dramática de los textos de Borges la realicé en el 2002, fueron autorizados por María Kodama y estrené en el Auditorio Jorge Luis Borges de la  Biblioteca Nacional.

 

J M: En la Feria del Libro me dijiste: Borges perché mi piace. Pero ¿hay algo además en Borges que sea especialmente inspirador para llevarlo al teatro?

P H: Continúo sosteniendo en primera instancia el perché mi piace, como un modo de afirmar en mí y en todas las personas que habitamos nuestro planeta, el valor imprescindible de nuestras particularidades esenciales, de nuestro “gusto por” (la disciplina que sea en todas las edades). Instaurar en cada uno la importancia y magnitud de las tendencias y preferencias que nos significan nuestra realización y desarrollo o puertas de entrada naturales, intuitivas,  para abordar el conocimiento, propone en definitiva un posicionamiento existencial, una perspectiva, un punto de vista desde el cual la persona “ser humano”, por derecho, obligación, responsabilidad, detecte lo que más le gusta y se base en ello para ser feliz, proveer de felicidad a los otros y colaborar en la evolución consciente y positiva de nuestra especie.

Y ahora, sin solución de continuidad intentaré enunciar por qué Borges me ha sido especialmente inspirador para llevarlo al Teatro. Como lectora de Borges siempre me fascinó su obra. Es cierto que Borges nunca escribió para teatro pero los personajes de sus cuentos llevan una teatralidad insuperable. Nos “lleva de las narices” por los vericuetos del pensamiento y de los sentimientos de los personajes, de las suposiciones, por los infinitos “entre paréntesis” y acotaciones. Mundos, dentro de mundos, infinitos, capas de cebolla, circunvoluciones cerebrales, espacios libres para nuestras asociaciones,  suspenso activo, proposiciones científicas con una poética inigualable, temáticas como el tiempo, la memoria, los universos paralelos, se nos tornan inquietantes y reveladores.  En sus textos, “la acción del pensamiento” cobra un privilegio asombroso. Pensar es “pura acción”. Y entonces es imprescindible que mencione la asociación siguiente como otra posible propuesta de respuesta: “el actor piensa haciendo y hace pensando”.  Las historias de Borges son atractivas y los personajes que se mueven  en ellas son conmovedores, y mientras van sucediendo diferentes episodios,  ellos,  los personajes,  se modifican, se transforman, mutan de un estado emocional a otro, de una reflexión, de un pensamiento a otro. Los personajes de Borges son apasionados, místicos, violentos, impredecibles, fantásticos. Siento que están ahí, esperando que los actores los veamos para hacerlos.

Esto es lo más inspirador, los sentimientos profundos, universales, esenciales que motivan a sus personajes. Borges, a través de su obra desborda pasión y un compromiso profundo con la condición humana. Además, siempre existirá un “además”, es nuestro Borges, es argentino y es universal, es excelso. Nos es cercano, familiar, amigo. Es nuestro Borges para el mundo. Exquisito en el lenguaje. Nos sonríe, siempre nos sonríe.  En estos 12 años que llevo haciendo el espectáculo no han sido pocas las personas que imaginan a Borges sonriendo complacido “esté en donde esté” cada vez que lo llevo a cabo. Me encanta esa suposición, la imagino, la creo. La certeza emocional de esta suposición fomentada por los espectadores y compartida con todos sostiene el acontecimiento teatral de “Borges a Escena”. Esa es la maravilla y me trasciende.

 

J M: ¿Qué crees que atrae a la gente a ver estos personajes de cuentos llevados a la representación?

P H: Considero que son varios  los disparadores. Al principio eran meras suposiciones, pero ya como dije antes, después de tantos años de hacerlo, cuento con indicadores un poco más exactos. Los expresaré de modo cualitativo. Son muchas más las personas de las que nos podemos imaginar que adoran a Borges, de todas las edades. Y digo adoran porque el placer de leerlo es tan grande que se transforma en costumbre, en costumbre de re-crear una y otra vez los estados por los que el lector atraviesa cuando lo lee. Ese lector sabe que descubrirá nuevas perspectivas y se las auto provee releyéndolo. Ese lector activo y  comprometido asiste a la representación con mucha curiosidad. Más, diría con muchísima curiosidad.  Este particular espectador sale conmocionado. No tengo registro de todos estos tantos años que algún apasionado lector de Borges haya salido decepcionado. Quizás suene un poco soberbio, es probable, pero ¿cómo hago para decirlo de otra manera? Siempre me sorprendió que esto sucediera y me llena de pudor y de sorpresa renovada. Hasta el día de hoy vuelvo a preguntarme: ¿es cierto lo que estamos construyendo entre “espectadoreslectoresapasionadosdeBorges”  y los personajes de Borges en acción habitando mi persona actriz? Eso me puede. Me gusta que me pueda porque mantiene mi alerta profesional de recrear, (conste que no digo repetir), cada representación como si fuera la primera y única.

Otra por demás interesante motivación es la de tantos profesores de secundario, de todas las Áreas, no sólo de Lengua y Literatura, sino de Matemáticas, Ciencias Sociales, Historia y demás, que llevan a sus estudiantes a las representaciones en los teatros o a las Ferias del Libro del país o que gestionan que la obra se represente en las Instituciones. Los profesores saben que la representación teatral facilita la actitud al conocimiento porque el espectador está involucrado con toda su unidad reflexiva/emocional. También saben que este “Borges a Escena” posibilita la introducción a la obra de Borges sin prejuicios o solemnidades, dando como resultado una respuesta de adhesión total de los adolescentes que salen de la función pidiéndoles a sus “profes” leer la obra de Borges. El interés, atención, disfrute, concentración de estos estudiantes tan jóvenes es impresionante. Se les corta la respiración. No vuela una mosca. Algo seguramente entonces sucede con esto. Y lo que sucede es que a través de la representación y de la emoción profunda que experimentan les queda la llama encendida del incentivo a la lectura, a la escritura, al saber. Comprenden con la Inteligencia Intuitiva/Emocional de qué se trata el conocimiento.  Y adquieren conciencia de su propio proceso de aprendizaje.

Te cuento algo sorprendente. El año pasado, me refiero al 2013, en una de las tantas giras por las provincias del país, realicé presentaciones en la 13º Feria del Libro Chaqueño y Regional. En una de las funciones para estudiantes secundarios y terciarios, una de las profesoras de los contingentes tuvo que llevar a su hijito de cinco años, seguramente porque no habría podido dejarlo al cuidado de alguien. Este niño cuando terminó la función, se acercó al escenario espontáneamente y con toda seguridad  me dijo: “me gustó mucho lo que hiciste”.  ¿Es un niño especial? ¿Es un dotado? Para nuestra visión adulta sí. Para él, no. Con sus cinco años de experiencia de vida ya disfrutó la realidad ficcional que presenció. Quiere decir que diferenciaba la ficción de los personajes de la persona que llevaba a cabo la dramatización. También le habían relatado con anterioridad el cuento del mito del minotauro. Ese niño obviamente vive en un ambiente enriquecido.

Esta respuesta se repitió nuevamente en una de las representaciones de este año, en la 40º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires / 2014 con una niña de 10 años. También ella sabía “de qué iban los cuentos”.

Menciono estas anécdotas porque Borges es cercano, estos niños incorporan a Borges a su universo cotidiano. De los adolescentes ya lo sabía pero de tan pequeños me ha sorprendido gratamente. Y detrás de esos niños están las personas que los incentivan y que les cuentan cuentos y los estimulan. No estamos solos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

J M: Te acercás a los chicos a través de talleres o, como en el caso de la Feria, de actividades escolares, ¿nace de un interés tuyo por la formación o de una fascinación “natural” de ellos por el teatro? ¿Qué te despierta ese encuentro con los chicos?

P H: La conexión y el vínculo con los chicos como tú dices y que si me permites yo lo expresaría niños/as de todas las edades hasta los 18 años nace de la combinación de los aspectos que mencionas: de un interés personal por la formación, educación de seres libres de pensamiento, por una “fascinación natural de ellos por el teatro” y el encuentro con los niños despierta mis mejores cosas. Esto que acabo de decirte es en realidad un preámbulo para que, si es posible, pueda explayarme un poco al respecto.

Comparto con muchos artistas, científicos, “maestrosdocentesprofesores”,  investigadores de todo el mundo y de todos los tiempos que la capacidad creativa y  la curiosidad del ser humano son las llaves, herramientas, recursos, o como quieras llamarlos para el conocimiento. De hecho nuestro querido amigo Leonardo da Vinci, “el Genio del Renacimiento” parte de la Expresión Artística para abordar investigaciones científicas en una diversidad de campos como el de la óptica, la ingeniería, las matemáticas, la anatomía, por nombrar algunas.  Leonardo de hecho propone una forma de conocimiento donde todas las Áreas funcionan integradas, articuladas.

Quiere decir que no hay nada nuevo bajo el sol, perdón por la simpleza. Pero me ayuda mucho para hacer una elipsis aceitada hasta hoy.  Vamos al punto. Es entonces valioso y básico lo que cada persona expresa del mundo que observa. Y muy en particular la Expresión Artística que incorpora la emoción que nos provoca ese mundo que percibimos. Y es esa emoción la que nos guía e incentiva a pasos subsiguientes a curiosidades para ser resueltas.

Por tanto, las emociones que nos provocan las “cosas que nos andan dando vueltas” deben estar posicionadas en el justo lugar/espacio. Ese es el valor fundamental que consideran los nuevos paradigmas educativos. Ponderar la Expresión Artística.

Y dentro de las Expresiones Artísticas, la más cercana a los procesos vitales cotidianos es la Expresión Teatral porque es el Arte de la Acción. Claro que llevas toda la razón cuando expresas “la fascinación por el teatro”, la que agrego no sólo se da en los niños/as, sino en todas las edades.

Es por eso que implementar en todo el espectro educativo los recursos teatrales expresivos y sus procedimientos enriquecen el autoconocimiento y el del entorno y otorgan seguridad a los individuos con respecto a esas cosas que más les gustan realizar y les facilita programarse para que esas habilidades y tendencias que se auto reconocen como propias, sean la base para su realización.

Los talleres surgen como demanda de los grupos cuando asisten a las representaciones. Una vez que han sido afectados placenteramente por la experiencia artística, la curiosidad no para, quieren saber más. Y hago extensiva esta respuesta a todas las experiencias artísticas, pintura, música, escultura, escritura, cine, fotografía, etc. que vivencien los niños/as.

Me faltaría aclarar a qué me refiero con que el trabajo con los niños/as despierta mis mejores cosas. ¿Cuáles son? Me permite desarrollar con más afinación mi capacidad de comprensión “del otro”, en este caso los niños/as pero ese aprendizaje queda y es transferido a todas las edades.  Me habilita para que mis neuronas se enciendan y se muevan posicionándose en distintas perspectivas. Me posibilita ampliar mi capacidad de amar, de reír, de abrazar, de esperar, de callar, de observar, de sugerir, de pensar. El Arte y la Docencia en mí están entrelazadas, son una cosa en proceso permanente donde a veces alguna se privilegia sobre otra de acuerdo a las circunstancias. Tantos y tantos Artistas/Maestros sentimos y pensamos parecido que nos harán falta varias vidas para conocernos. Y sobre todo compartimos la esencia que nos define como maestros, ese placer inmenso, esa fascinación que nos provoca ver, y ser testigos y parte del momento en que “el otro” está procesando un pensamiento. Eso es “tocar el cielo con las manos”. Es un proceso y es inigualable. El maestro se sale de la piel, vibra y la emoción es tan grande que sólo se puede dibujar en una sonrisa. El proceso de aprendizaje involucra al que funciona como maestro y al que funciona como alumno o discípulo. Un maestro/a con mayúscula, aprende cuando enseña.

 

J M: Participaste en otras producciones a partir de cuentos (Cuentos de Fray Mocho), ¿a qué otro personaje literario te gustaría acercarte de este modo?

 

P H: Seguramente tu mención a los Cuentos de Fray Mocho se refiere a una de las producciones del Teatro General San Martín en la que participé como actriz, hace ya muchos años, cuando integraba el cuerpo estable del Teatro. Pero supongo que tu pregunta va dirigida a qué otros autores literarios escenifiqué y adapté dramáticamente y cuáles tengo en vistas en la actualidad.

Son varios los autores que me incitaron a teatralizarlos y monté diversas obras. Con Borges comencé en 1989. Mi primer acercamiento escénico consistió en una puesta a pedido, para el Museo Roca, enmarcada en unas jornadas sobre el autor. En ese momento tomé “Los espejos” y “Los espejos velados”. Trabajaban siete actores de mi Teatro Estudio y tuve a mi cargo la Adaptación Dramática de los Textos y la Dirección. Resultó algo inquietante.

Entre otras Adaptaciones Dramáticas de autores literarios puedo mencionarte fragmentos de:   “Una habitación propia” de Virginia Wolf, “La suicida del viaducto” de Aníbal Monteiro Machado, “Dora Esposa” de “Capitanes de la Arena” de Jorge Amado, “El señor presidente” de Miguel Ángel Asturias, “Quarto de Despejo” de Carolina María de Jesús, “Pedro Páramo” de Juan Rulfo.

Los cuentos “La señorita Cora” y “Lucas, su arte nuevo de pronunciar conferencias” de Julio Cortázar también fueron adaptados dramáticamente por mí.

En la actualidad trabajamos intensamente con el grupo Teatro y Neurociencias, el cual coordino y  ya se han concretado algunas producciones, las cuales consisten entre otras, en la Puesta en Escena  de poemas y obras dramáticas de los autores, docentes, gestores culturales  y actores/actrices participantes.

Particularmente me inquietan sobremanera algunos enunciados científicos y las instancias emocionales por las que atraviesan quienes los postulan. El rango de “paseo emocional” va desde la desesperación, la angustia, la excitación, la euforia, la convicción, la incertidumbre, la alegría, la decepción. Me conmueve como el universo conceptual  activa todo tipo de sentimientos. Seguramente sonará muy pretencioso, pero me importa dejarme traspasar por la “cienciaarte”. Palabra creo, inventada por mi o por otro, a estas alturas no tiene importancia, pero no hallo otra que me signifique lo que quiero expresar. Esos razonamientos lógicos cobran carnadura cuando la reverberación de quien los transmite “sacude” a su propia persona e impacta en el interlocutor. Eso es lo que quiero llevar a escena.

 

 

Blog

http://patriciahartteatro.blogspot.com

Video/Clip “Borges a Escena”

https://www.youtube.com/watch?v=Ceo_08Q4lzE

Video clip “Borges a Escena” en la 39º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2013

https://www.youtube.com/watch?v=iYwh5pZh6vQ

Video Jornadas de Teatro y Neurociencias para Docentes

https://www.youtube.com/watch?v=mLxW0W9Y7ek

Canal de Videos de Patricia Hart en youtube

https://www.youtube.com/channel/UCUzJXk4Ja-ZQ-6YORUaPJ9w

 

 

 

 

 



Patricia Hart es Actriz, Directora, Dramaturga, Docente y Productora, Escritora de cuentos y poesía, Investigadora del Teatro y las Neurociencias.  Directora General del Teatro Estudio Patricia Hart de Artes Dramáticas y Audiovisuales desde 1989. Desde hace 10 años y en la actualidad es Actriz del espectáculo unipersonal "Borges a Escena", que consiste en la representación escénica de los cuentos, Emma Zunz, Juan Muraña y La casa de Asterión, de Jorge Luis Borges y es responsable también de la Adaptación Dramática de los mismos. Este espectáculo ha sido visto por más de 24.000 estudiantes secundarios, terciarios y universitarios. Dicta Seminarios y Jornadas sobre los Recursos del Teatro y de las Neurociencias dirigido a escritores, artistas de todas las formas de expresión, docentes de todas las Áreas, profesionales, científicos y estudiantes. Durante el 2013 y 2014 ha tenido destacadas intervenciones en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. En 2013,  en la 13º Feria del Libro Chaqueño y Regional y 4º del Zicosur, en temporada Teatral en Tadrón Teatro, en el Teatro Imperial de Maipú Mendoza con “Borges a Escena” y con los Talleres de “Teatro y Neurociencias” Dirigió la obra “Desquicio y Trastorno, el día de la verdad” de Diana Gortan y Edith González estrenada en el 2013 en el Centro Cultural Borges.  Una emprendedora artístico-cultural incansable, preocupada y ocupada por expandir la cultura y el arte hacia el conjunto de la sociedad en su totalidad y por difundir los nuevos paradigmas educativos donde arte, ciencia, investigación, educación, integración social  y desarrollo van de la mano.

 

Licencia Creative Commons
Este obra est bajo una Licencia Creative Commons Atribucin-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.