METALITERATURA

Revista de literatura

Sobre unicornios

7/24/2022 Interesante

Hubo una revista llamada Unicornio. Me habían referido la anécdota sobre que el editor de la revista, le preguntó a la hija –niña–, qué nombre le gustaría para la revista, ella dijo: unicornio; le preguntaron por qué, y dijo: porque es un caballo con suerte.

 

Por:   Abregú Ana
 

Escuché esto mientras estudiaba literatura, y ese es el origen del isotipo de Metaliteratura, la revista literaria: un unicornio con suerte –casi un sarcasmo, porque descreo de los efectos que se le conceden a la suerte–. La cuestión revela un aspecto en otro sentido, el unicornio, un ser inventado al que se le otorga poderes y la idea de que vive en lugares paradisíacos; traducidos en la concepción de una niña: tiene la suerte de ¿qué? Qué sería tener suerte siendo un unicornio.

Un unicornio –famoso– es azul. Me contaron que le preguntaban a Silvio Rodríguez qué representaba el unicornio azul, él respondía: se me perdió, cualquier información bien la voy a pagar. Aunque leí una entrevista, el año pasado –2020–, en la que Silvio Rodríguez afirmaba que fue un homenaje a Roque Dalton, poeta, escritor, salvadoreño, asesinado bajo acusaciones de agente de la CIA.

Estuve recabando información de esa época, y cuál no fue mi sorpresa cuando nada menos que el director de la revista, Roberto Ferro, participó de ese medio. Los hilos invisibles. En la actualidad, aquel mundo literario y Metaliteratura coinciden en ese símbolo: el unicornio y Roberto Ferro.

 

ARTE POÉTICA 1974 por Roque Dalton

 

Poesía

 

Perdóname por haberte ayudado a comprender

que no estás hecha sólo de palabras.

 

 

Luego, el tema unicornio, salvo el azul, parece ser una criatura destinada a poemas infantiles, evidentemente su relación con la belleza es un ideal estético que atrae a los niños.

Parece complicado hallar en este ser alguna literatura que signifique negatividad. Es una búsqueda infructuosa. El unicornio goza de tan buena prensa que difícilmente se encontrará algo terrorífico que lo involucre, lo que cae en el casillero de cosas por relatar para escritores: “Composición tema: el unicornio”.

 

El unicornio negro

 

El unicornio negro es egoísta.

El unicornio negro es impaciente.

Al unicornio negro lo confundieron

con una sombra

o símbolo

y lo llevaron

por un frío país

donde la niebla pintó burlas

de mi furia.

No es en su regazo donde yace el cuerno

sino hincado en su hueco de luna

creciendo.

El unicornio negro no encuentra sosiego

el unicornio negro es implacable

el unicornio negro no es

libre.

Audre Lorde, norteamericana.

 

La palabra "negro", es interesante, porque la imagen de los unicornios, suele ser blanca. Egoísta, impaciente, se desvanece la criatura dulce que se ha instalado en el imaginario. En este caso, no refiere al ser mitológico, sino a una construcción semántica: unicornio, ser extraño; pero le ocurren cosas tristes, y sobre todo, parece que le adosaran un discurso, de parte de otros. "El unicornio negro es egoísta" es una voz dialógica, alguien lo dice, no es un yo gramatical. Es una descripción sobre el rechazo y la esclavitud. A pesar de ser unicornio, si es negro, su destino cambia.

 

Sobre el origen del unicornio, que nace en Europa, era un caballo blanco con patas de antílope, ojos y pelo de cabra y un cuerno en la frente –hace más de 4000 años–. El poder de la literatura lo trae hasta nuestros días, convertido en un ser bello, evanescente, cuyo cuerno sería usado en la medicina, lo que lo coloca en la posición de ser capturado. Hasta ahí, el hombre actúa como humano, acomoda sus razones para depredar un animal, y como si fuera poco, para atraparlo se requiere atraerlo con el olor de una mujer virgen. El unicornio ahora, es un objeto social, que aporta a la mística religiosa –era del cristianismo–, donde la pureza de la mujer tiene una función social, que intenta solapar el objetivo de control y subyugación del sexo femenino. Atrae a unicornios el ser pura, virginal, intocada; y volvamos con esta idea a la de la niña del comentario; el unicornio es un caballo con suerte: paradójicamente, solo las mujeres puras tienen acceso a él.

Luego, pensemos en el unicornio azul, y en el negro. Qué ha cambiado en el destino del unicornio y su representación: el color. ¿Acaso no es un símbolo de racismo? La poesía, que no le debe nada a nadie, ya sea en canción, signo o como fuera, manifiesta la realidad sobre que nuestros ojos, la percepción del color, abre una brecha a la forma de estar en el mundo; es hermoso ver colores –si no viéramos colores, no sabríamos que es hermoso–, pero si hubiera un creador, cuántas cosas serían diferentes si tan solo hubiera desprovisto al hombre de la visión cromática que se produce por los estimulación de diferentes longitudes de onda de la luz sobre los conos, responsables de diferenciar colores. Los perros apenas distinguen azul y amarillo, por el tema de irradiación calórica que desprenden las cosas vivas, y casi podemos ponernos de acuerdo en que es una criatura maravillosa.

El unicornio, es un artefacto literario, a través de él, se revelan asuntos de humanidad. Es un elemento que aún puede, creo, explorarse en diferentes usos estéticos y semánticos.

Se pueden leer las Unicornio, clic AQUI.



 


Ana Abregú.

www.metaliteratura.com.ar

Literatura latinoamericana